Tecnología de hoy, para el mundo del mañana

Foto: exiii

En una abrasadora altiplanicie del desierto un sonido monótono rompe el silencio. En el cielo apenas se distingue una pequeña sombra, podría ser un pájaro, pero suena como un abejorro. No muy lejos un grupo de soldados rodeados de antenas controlan a uno de los drones que está desarrollando el ejército para luchar en las guerras del futuro. Mientras, a cientos de kilómetros, una mujer que roza los sesenta años se lleva a la boca un trozo de chocolate. Sin embargo, no es su brazo el que se mueve. De hecho lleva quince años sin poderlo mover debido a su tetraplejia. Gracias a una pinza que imita a los dedos de una mano ha conseguido tomar el delicioso trozo de chocolate de la mesa que hay junto a ella y degustarlo a su antojo.

Estos experimentos que se desarrollan a diario en laboratorios de todo el mundo son el resultado de las nuevas tendencias en robótica y automatismo. Los programadores de software requieren de actuadores que hagan realidad sus proyectos. Pinzas, solenoides, brazos mecánicos... es la tecnología que está revolucionando el modo de entender la nueva robótica. Una robótica al servicio de los consumidores civiles, pero también al servicio de la guerra.

Ya no nos sorprenden noticias como que un hombre se coloca un traje similar al de Iron Man y es capaz de multiplicar su fuerza por cinco. Esto es el resultado de aplicar la robótica a las necesidades humanas. Los actuadores imitan cada vez mejor los movimientos naturales, con lo que se pueden optimizar su uso en la creación de máquinas y dispositivos que mejoran la calidad de vida de muchas personas. Al mismo tiempo que permiten salvaguardar la vida de otras muchas evitando ponerlas en riesgo, tanto en acciones militares, como en rescate de superviviente o exploración de lugares inhóspitos. Tecnología de hoy, para el mundo del mañana.

Marcel Díaz

Dejar un comentario